vadim-veligurovÉl es Vadim Veligurov, un niño de 12 años que encontró a un gorrión cerca de la casa de su abuela y lo rescató. Vadim lo alimentó durante semanas con la esperanza de que cuando comenzara a volar volviera a la vida silvestre. Sin embargo, “Abi” decidió quedarse con él en lugar de marcharse. Una historia preciosa que nos enseña que las relaciones especiales, no entienden de especie.