Pues sí, aunque muchos no lo crean, las cosas para Michael Jordan no fueron nada fáciles  y su vida antes de coronarse como la estrella del baloncesto fue un tanto dura, eso sí, el  deporte del baloncesto fue todo para él, lo convirtió en mejor persona e incluso le ayudó en cada etapa de su vida, aseguró la superestrella como parte de su emotivo discurso en aquél momento cuando fue incluido en el Salón de la Fama.

Entre tantas cosas impresionantes Jordan aseguró que sus ‘rivales’ junto a las críticas de la prensa fueron parte esencial que le ayudaron a motivarse y superarse para con el deporte, así como su familia y amigos quienes fueron también parte esencial en su carrera deportiva, logrando convertirse en el mejor de los mejores de la NBA. Curiosamente Michael Jordan fue excluido por el entrenador del equipo de baloncesto de su colegio por no ser lo suficientemente alto, lo que el entrenador no se imaginaba es que años más tarde sería uno de los más grandes.

Video original