no-tienes-que-prometerme-la-luna

No tienes que prometerme la luna, me bastaría si solo nos sentáramos  juntitos un ratito debajo de ella.