La verdad es que el siguiente video es bastante conmovedor, imagínate estar a 50 metros bajo el mar y estar pensando que tus últimos días vas a estar pensando en cosas malas, sin posibilidad de escapar y con ninguna clase de ayuda. Es difícil escuchar este tipo de historias, muchas de ellas no logran sobrevivir y otros por milagro viven para contarlo. Una tripulación de Nigeria hace un recorrido amistoso de pesca cuando de forma repentina un aire con olas gigantes destruyen el bote, tirando a los 4 tripulantes al mar.

Sólo uno ha sobrevivido gracias a una bolsa de aire que ha durado 3 días, este hombre nunca perdió la fe en Dios y eso le ha funcionado para seguir con vida. Fácilmente pudo haberse olvidado de todo y tirarse al mar para morir ahogado, pero tuvo una resistencia tan grande que le ha salvado la vida. Hay que reconocer la fuerza de esta persona y dejarnos influir por su motivación.

Querer estar vivo para hacer lo que disfrutamos es la mayor de las bendiciones, unos ni siquiera saben que hacer el día de mañana mientras otros tiene en su cuaderno una lista de actividades. Lo ideal para una vida de felicidad es nunca perder la fe, enfocarse en las cosas buenas que tenemos y sobre todo no dejar de hacer lo que nos gusta.