Por ley en Rusia están obligados a llevar una cámara que grabe todo lo que ocurre en la calle, así es que tienen grabados cientos de miles de accidentes ya sea en nieve o por la imprudencia de los conductores.